Voyeur

 

¡Ver sin ser visto! A través del tiempo, el arte nos ha legado un inmenso testimonio de esta encantadora manía, que incluye desde procaces susanas del renacimiento, hasta insaciables dominatrices de la fotografía erótica del siglo XXI, pasando por voluptuosas damas del barroco y lánguidas ninfas del romanticismo. El cuerpo espiado, en especial el femenino, ha sido y sigue siendo tema recurrente de las obras de arte y por supuesto objeto de deseo por excelencia.

Miguel Moyano, dibujante formidable y voyeur impenitente, nos ofrece en esta ocasión un conjunto de refinadas piezas que, despojadas de todo detalle superfluo, nos acercan con sutileza al íntimo y delicado paisaje del cuerpo femenino desde la perspectiva del mirón. Sus figuras o mejor las evocadoras partes que de ellas se captan a través del agujero-cuadro, están inmersas en una atmósfera irreal, casi onírica, que las convierte en algo inasible y refuerza de manera despiadada su inquietante carga erótica.

Con el virtuosismo que caracteriza su dibujo, Moyano nos hace cómplices de sus travesuras y recrea con exquisitez el perverso ejercicio del voyeur.

 

Anton Schwarz - Doctor en Filosofía, Historiador y Crítico de Arte.